Los habitantes de la aldea La Turbay, en el Departamento del Caquetá, al sur de Colombia, se enfrentan a un peligroso viaje en una improvisado teleférico de fabricación casera para cruzar el río Bodoquero, que aísla a su comunidad. Entre ellos se encuentran los niños, que tienen que hacer ese arriesgado trayecto para llegar diariamente al colegio.

Jair Caballano, uno de los menores, lo relata así: "Nosotros pasamos toda la semana por ahí para poder ir a la escuela en riesgo muy grande. Ha habido compañeros que en medio del río se ha volteado la canoa y hay niños que se han caído".

Esta situación se viene produciendo desde hace dos años, cuando una potente crecida del río dejó a la comunidad sin el puente que tanto utilizaban. Ahora, no solo los niños, sino también quienes se dirigen a centros médicos o a vender su producto tienen que utilizar esta precaria estructura.

Martín León, presidente de la junta de acción comunal de la aldea La Turbay, explica que la súbita crecida del río "se llevó el puente y quedó totalmente destruido": "No dejó nada más que varias láminas", relata.

Jenny León, una de las habitantes de la aldea, cuenta su caso particular: "Tengo seis meses de embarazo y tengo que estar yendo cada mes, hay veces que hasta cuatro veces al mes, pasándome el río para poder ir a mis citas médicas".

La situación se repite en el país. En enero se viralizaron unas imágenes en las que se veía a una niña que cruzaba a contracorriente un río torrentoso agarrada a un cable.

En esa ocasión se trataba del resguardo indígena del municipio Pueblo Rico, en el departamento de Risaralda. En noviembre el puente peatonal que comunicaba con la zona urbana también se vio destrozado por una crecida del río Agüita.

Colombia, últimas noticias: