Una bomba explotó cerca de una escuela en el oeste de Afganistán el lunes 3 de mayo, donde 21 personas resultaron heridas, y la mitad eran estudiantes, indicó un funcionario provincial.

Las ambulancias llegaron rápidamente al lugar y se llevaron a los heridos a hospitales cercanos, dijo Abdul Jabar Shahiq, jefe del departamento de salud en la provincia de Farah.

Al menos 10 de los heridos eran estudiantes de entre 7 y 13 años de edad. El funcionario agregó que tres de los heridos se encuentran en estado crítico.

Ningún grupo se atribuyó de inmediato la responsabilidad del ataque, pero los talibanes están activos en la zona, según Associated Press.

El ataque se produce dos días después de que Estados Unidos comenzara a retirar los 2,500 a 3,500 soldados que todavía estaban en Afganistán, siguiendo el plan del presidente estadounidense Joe Biden de estar fuera del país a más tardar el 11 de septiembre.

En los últimos dos días ha habido casi 300 ataques de los talibanes en más de dos docenas de provincias de Afganistán, según el Ministerio de Defensa afgano.

El exministro de Defensa Tamin Asey dijo a ABC News que los talibanes no han cambiado, ya que muchos temen el resurgimiento violento del grupo en medio de la retirada de las tropas.

“La ideología no ha cambiado. Su reclamo global de la yihad no ha cambiado. Están más seguros de su victoria y creen que han derrotado a Estados Unidos y la OTAN”, indicó Asey.