La activista y defensora ambiental Estela Casanto Mauricio (55) fue asesinada en el departamento de Junín y se suma a la larga lista de líderes indígenas que son víctimas de homicidio por parte de mafias que buscan explotar ilegalmente los recursos de diversas comunidades.

Casanto Mauricio pertenecía a la comunidad nativa Shankivironi, situada en el valle del Perene en Chanchamayo y se dedicaba a proteger los territorios comunales de este tipo de organizaciones criminales.

El trágico hecho fue dado a conocer por la Central de Comunidades Nativas de la Selva Central (Ceconsec) y la Asociación Regional de Pueblos Indígenas de la Selva Central (ARPI-SC), quienes anteriormente ya habían puesto en conocimiento que la activista ambiental era amenazada de muerte por parte de estas peligrosas mafias.

Por su lado, la Organización indígena más representativa de la Región Ucayali (ORAU) envió un pronunciamiento a través de su cuenta de Facebook solidarizándose por lo sucedido y advierten que si las autoridades no toman cartas en el asunto ellos tomarán acciones por su propia cuenta.

“ORAU se solidariza con ARPI-SC y con la federación CECONSEC ante estos hechos que confirman la sentencia de muerte que las mafias y los sucesivos gobiernos han impuesto a los pueblos indígenas y a la Amazonía. ¡Basta ya de muertes! ¿Acaso quieren que tomemos de una vez por todas la ley en nuestras manos? ¿Hasta cuándo?”, señalan.

Líderes siguen siendo asesinados

De acuerdo al portal Ojo Público, hasta la fecha 98 líderes ambientales han sido víctimas de asesinato en el Perú, siendo casi la mitad de los más de 200 homicidios registrados en el mundo.

Según los datos, estos han venido ocurriendo en Brasil, Colombia, Perú, Bolivia y Venezuela. En tanto, un reciente informe de Global Witness alertó sobre el elevado número de líderes amazónicos asesinados, el cual la mayoría eran indígenas. Los móviles incluyen conflictos por la tierra, minería y explotación forestal.

Actualidad, últimas noticias: