La lactancia materna exclusiva durante los primeros meses de vida aporta muchos beneficios para tu bebé. Asimismo, genera anticuerpos para protegerlo de infecciones y fortalece el vínculo entre madre e hijo. Por ello, te damos estos consejos para que ayudes a tu pequeño a lactar adecuadamente.

1.- Mantén una posición adecuada

La posición correcta en la que se debe sostener al bebé es apoyando su espalda en la palma de tu mano, mientras que con todos los dedos sostienes su nuca y cabeza de oreja a oreja. Por otro lado, con la otra mano debes agarrar el seno con el dedo pulgar en forma de “C”, mientras haces presión alrededor de la areola. De esta forma, estimulas la nariz del bebé y su labio superior para que pueda abrir la boca, obteniendo el agarre adecuado.

Con este agarre asimétrico se busca que el pezón ingrese hasta el fondo de la cavidad oral de tu bebé. Así, el bebé logra vaciar la leche por completo y evitas lesiones en los pezones, que son comunes cuando choca con el paladar áspero del bebé.

2.- Evita la entrada de aire

Para saber si tu bebé está prendido del pezón debes verificar que tenga la boca abierta, los labios evertidos (hacia afuera) y que tanto su nariz como el mentón estén pegados a tu pecho. La cadera, ojos y orejas deben estar alineados mirando de frente a la madre. Nunca debe estar mirando hacia arriba o hacia el costado.

 Asimismo, debes observar que la leche no se desborde por sus mejillas o que escuches chasquidos. Si escuchas ruidos probablemente está ingresando aire y no hay un cerrado hermético entre la boca y el seno de la madre. De esta forma también se previenen los gases en el bebé.

3.- Lactancia a libre demanda

 No existe un horario específico para las tomas del bebé, a menos que su salud se vea implicada, lo ideal es que se a libre demanda. Para asegurarte que tu bebé esté tomando suficiente leche, debería estar mojando alrededor de 5 a 8 pañales al día. Asimismo, debes asegurarte que sus deposiciones sean de un color amarillo vivo y de consistencia acuosa y grumosa.

Otra manera de asegurarte de que tu bebé lacta lo suficiente es comprobar que esté ganando el peso necesario de acuerdo al percentil en el que se encuentre por su edad. El promedio suele ser alrededor de 10 tomas al día, pero es importante reconocer las señales de hambre de tu pequeño para saber cuando está lleno o le falta lactar.

4.- Tomas nocturnas

El sueño del bebé dura muy poco ya que no pierden mucha energía, durante los primeros meses. Las tomas de noche y madrugada son muy importantes para su desarrollo y ganancia de peso. Asimismo, se eleva la prolactina y el triptófano en la madre, estos producirán melatonina para que tú también puedas tener un mejor sueño.

Bebés, últimas noticias: