El expresidente Donald Trump ha aumentado su ventaja desde el primer enfrentamiento y ya saca más de 40 puntos a Ron DeSantis

Donald Trump se encuentra actualmente fuera de la competición. Su ventaja en las encuestas de las primarias del Partido Republicano para las elecciones presidenciales de 2024 es tan abrumadora que ha optado por no participar en los debates. De hecho, va un paso más allá y organiza eventos que compiten directamente con los debates programados.
En respuesta al primer debate, que tuvo lugar el 23 de agosto, el expresidente concedió una entrevista al controvertido comunicador Tucker Carlson. Para el segundo debate, que está programado para la próxima semana, Trump tiene planeado desplazarse a Detroit, Michigan, donde participará en un mitin en apoyo a los trabajadores sindicados que se encuentran en plena huelga en el sector del automóvil. Esta información ha sido reportada por varios medios estadounidenses, citando fuentes cercanas a Trump.
El segundo debate republicano de las primarias está programado para el 27 de septiembre y se llevará a cabo en la Biblioteca Presidencial Ronald Reagan en Simi Valley, California. Aunque aún no se ha confirmado la lista de participantes admitidos, se sabe que de los ocho candidatos que participaron en el primer debate en Milwaukee, al menos dos de ellos, Asa Hutchinson y Doug Burgum, enfrentan un riesgo significativo de quedar fuera debido a su baja intención de voto en las encuestas.
Según el promedio de las principales encuestas calculado por FiveThirtyEight, la ventaja de Donald Trump ha aumentado desde el primer debate de las primarias republicanas. Ahora cuenta con un 55.5% de apoyo entre los votantes de las primarias republicanas, lo que le otorga una ventaja de más de 40 puntos sobre el gobernador de Florida, Ron DeSantis, quien está en un distante 14.2%. En tercer lugar se encuentra Vivek Ramaswamy, un defensor de Trump de la generación millennial y un inversor en biotecnología, con un 7.6% de apoyo, aunque no ha capitalizado completamente su protagonismo en el primer debate entre candidatos.
Nikki Haley es la candidata que más ha mejorado su posición desde el debate anterior, y ahora cuenta con un 6.1% de intención de voto. El exvicepresidente Mike Pence tiene un 4.7%, el exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie se encuentra en el 3.1%, y el senador Tim Scott tiene solo un 2.6% de apoyo en las encuestas.

A pesar de las imputaciones en su contra, o tal vez en parte debido a ellas, el apoyo a Donald Trump se ha mantenido sólido y ha alcanzado su nivel más alto desde que comenzó la carrera de las primarias. Su ventaja actual es la más amplia que ha tenido hasta ahora, lo que sugiere que está mirando más allá de las primarias y se está preparando para la eventual batalla contra el actual presidente, Joe Biden, que se espera tenga lugar el 5 de noviembre del próximo año.

Aunque el presidente Biden presume de su historial prosindicalista, ha expresado su apoyo a las demandas de los trabajadores que se encuentran en huelga contra las tres grandes empresas automovilísticas de Detroit: General Motors (GM),Ford y Stellantis.

Puedes leer: