¿Sufres de dolores de espalda? Para aliviar el dolor en la columna, también conocido como raquialgia, puede ser útil acostarse boca abajo, con las piernas apoyadas en unos cojines altos y colocar una compresa tibia en la región del dolor durante 20 minutos.

Te ayudarán a relajar el cuello y la espalda

Esta estrategia ayuda a relajar los músculos de la espalda, disminuyendo la tensión sobre las vértebras y sus ligamentos aliviando el dolor en pocos minutos.

 

1. Colocar una compresa tibia 

Las compresas de gel o de agua caliente pueden ser compradas en las farmacias o preparadas en casa utilizando granos secos como arroz o frijoles. La compresa tibia aumenta el flujo sanguíneo en la región, relaja las estructuras musculares promoviendo sensación de alivio y calmando el dolor, pero debe ser utilizada con cuidado para no quemar la piel. Vea cómo hacerlo en el vídeo a continuación:

compresas de gel

2. Hierbas medicinales 

Colocar una pomada de hierbas en la zona del dolor puede ser útil para combatir los síntomas, se pueden encontrar buenas opciones en la farmacia y pueden ser compradas bajo la orientación del farmacéutico.

 

3. Hacer fisioterapia

La fisioterapia con aparatos, masaje terapéutico y ejercicios es excelente para aliviar el dolor y tratar los problemas de columna porque está dirigida a la causa. Debe ser realizada, preferiblemente todos los días pero con 2 o 3 consultas por semana también pueden ayudar a controlar los síntomas. Ahora que estamos en cuarentena lo puedes hacer en casa.

Leer también [Males de la columna]

4. Estirar los músculos 

El dolor en la columna puede ser aliviado y tratado con ejercicios que deben ser indicados por el fisioterapeuta porque no todos los ejercicios son adecuados. Algunos ejemplos pueden ser:

  • Con las piernas juntas y doblar el cuerpo hacia adelante, como muestra la imagen, manteniendo las piernas estiradas. Permanecer 30 segundos en esa posición.
  • Sentarse en el piso y colocar un pie cerca de las partes íntimas y la otra pierna se debe estirar bien, doblar el cuerpo hacia adelante intentando agarrar la punta del pie, como muestra la imagen. Permanecer en esta posición durante 30 segundos.

 

 CUÁNDO DEBE ACUDIR AL MÉDICO

La consulta con un traumatólogo es aconsejada cuando la persona siente dolor en la columna que irradia a otras áreas del cuerpo, tiene sensación de hormigueo o de falta de fuerza.

El médico deberá solicitar exámenes de imagen de la columna como radiografía o resonancia magnética y después de ver los resultados decidirá cuál es el mejor tratamiento a realizar. Algunos casos deben ser tratados con fisioterapia y los casos más graves pueden necesitar cirugía.

 

CÓMO RECONOCER PROBLEMAS EN LA COLUMNA

Un reconocido experto recomendó estar atentos a cualquier dolor de espalda, sobre todo si éste se extiende a la pierna, así como evitar el sedentarismo, el sobrepeso y, en el caso de las mujeres, no usar tacones por tiempos prolongados.

“La columna vertebral carga nuestro cuerpo; si tenemos sobrepeso hay un fuerte proceso degenerativo en ella, por lo que hay que estar en el peso adecuado, hacer natación, pues fortalece la espalda, tratar de no estar tanto tiempo sentado y no usar demasiado tacón”, finaliza.

NO EVITES EL EJERCICIO

No sólo es recomendable ejercitarse, sino que es obligatorio. Sólo hay que cuidar la intensidad y hacer el mayor grado de actividad que permita el dolor. Haz tus ejercicios en casa.  Lo más importante, añade, es eliminar antes las molestias con calmantes, pues es muy difícil hacer ejercicio si se tiene dolor.

ACEITE DE ROMERO

En cuanto a su uso cutáneo es de destacar el aceite de romero, imprescindible en las lesiones. Es un preparado que nos ayuda a disminuir el hinchazón de la zona afectada debido a su poder antiinflamatorio. Es un relajante muscular que junto al tomillo y la salvia provocan una sensación placentera en la zona dolorida. Es importante que se apliquen dando un ligero masaje para potenciar sus efectos. El hipérico y la menta aplicados sobre la lesión ayudan a relajar la zona y disminuir el dolor.

PIÑA

En el caso de las lesiones de ligamentos como las tendinitis es una gran aliada la piña. Consumir esta fruta nos ayudará a disminuir la hinchazón y acelerar la recuperación, y es que la bromelia de la piña, es una sustancia que tiene efectos antiinflamatorios. Esta sustancia la podemos encontrar en la papaya. Eso sí, deben ser naturales y en el caso de la piña tenemos que comer el corazón, pues contiene más cantidades de nutrientes.

Como vemos la naturaleza nos brinda infinidad de frutos para combatir el dolor. Simplemente tenemos que saber qué es y para qué sirve cada cosa. No debemos olvidar que en casos de dolor extremo la ayuda de un profesional médico es imprescindible.

 

La entrada Remedios caseros para acabar con los dolores musculares se publicó primero en El Men.