Unos doscientos trabajadores de diversas Plantas de Revisiones Técnicas (PRT), centros médicos y de conversación realizaron un plantón en el frontis del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) y exigieron la reapertura de los negocios en el menor tiempo posible.

Los manifestantes, con mascarillas y portando pancartas y carteles, no bloquearon las pistas, pero pidieron al gobierno que impidan el quiebre de las empresas reabriendo estos locales que permiten también que los vehículos circulen con la debida seguridad.

“No es posible que el gobierno nos cierre hasta el 30 de marzo y las empresas de transportes, ómnibus, custer, combis y taxis, tengan las facilidades para trabajar”, expreso Gustavo Montesinos, secretario técnico de la Asociación de Entidades Complementarias de Tránsito del Perú (AECTP).

10 MIL TRABAJADORES

Dijo que son más de 10 mil trabajadores a nivel nacional que están sin trabajo y las 140 empresas de revisiones técnicas no producen nada, al contrario, generan pedidas por alquileres, luz, agua, teléfono.

“Las PRT cumplen con las medidas de bioseguridad, desinfectamos el vehículo, los choferes usan mascarilla, respetamos el distanciamiento, en fin, no pueden discriminarnos de esa forma”, señaló Montesinos.

El dirigente comentó que el Consejo de Ministros debe conceder su pedido por tratarse de un tema fundamental para la población y el empresariado.

“4 mil vehículos diarios no pasan las RT en el país, eso es un peligro para los pobladores y los mismos choferes. Más de 100 mil conductores no han pasado los exámenes para renovar el brevete”, afirmó el representante de AECTP.

Agregó que desde el 2006 al 2018, se registraron más de 800 mil accidentes, y solo el año 2019 más de 1500 muertos, así como 30 mil afectados producto de los accidentes de tránsito.

INESTABILIDAD DE EMPRESAS

Finalmente puntualizo que las constantes prórrogas de las vigencias de las licencias de conducir y de los CITV, atenta contra la estabilidad económica de las empresas vinculadas a dichas actividades, situación que no ha sido evaluada por las autoridades.