La debilidad muscular que genera dificultad para abrir los párpados, sonreír, hablar e incluso respirar es la característica más común de la miastenia gravis, enfermedad autoinmune que altera la conexión entre los nervios y músculos, y cuyos casos se han reportado en 24 regiones del país, informó el Ministerio de Salud.

El medico neurólogo del Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas, César Zamalloa, remarcó que, si bien no existe cura para la miastenia gravis, su diagnóstico y tratamiento temprano ayuda a aliviar sus signos y síntomas.

“El tratamiento le permite al paciente llevar una vida normal, sin En caso contrario, puede afectar seriamente la calidad de vida de los pacientes”, enfatizó.