“Hay, hermanitos, muchísimo qué hacer”