Estoy realmente sorprendido de que Keiko Fujimori tenga corazón