Guzmán necesita un porro para calmarse