Durante el verano se incrementan las actividades físicas para ponerse en forma y a esto se suma la tendencia del home office, que ha llegado para quedarse.

Para guiarnos sobre este tema, la doctora Angela Daza, gerente médico de Consumer Healthcare de Sanofi, afirma que realizar ejercicios de manera inadecuada puede provocar lesiones tanto en los músculos, como en las articulaciones.

Para la doctora, es muy importante adoptar hábitos saludables en la rutina diaria, que ayuden a proteger el tejido articular. “Hay que tomar algunas medidas sencillas pero eficaces para evitar lesiones y prevenir patologías como la osteoartrosis, que se produce por el desgaste del cartílago y que causa rigidez, pérdida de la movilidad y dolor”. En ese sentido, la profesional de la salud brinda las siguientes recomendaciones:

1. Comenzar con ejercicios de bajo impacto.

Las personas con sobrepeso, aquellos con un peso por debajo de lo recomendado y quienes no están acostumbrados a ejercitarse, deben optar por estiramientos suaves, caminata, bicicleta fija, entre otros. Recomienda evitar las actividades que impacten las rodillas y los hombros como el uso incorrecto de máquinas o pesas y prepararse siempre con rutinas de calentamiento y estiramiento.

2. Beber al menos dos litros de agua al día.

Mantener una hidratación constante no solo ayuda a conseguir una lubricación correcta en los músculos y articulaciones, sino que contribuye a mejorar el sistema inmunológico, aumentar el rendimiento físico y a mejorar la absorción de nutrientes en las células. Además, reduce el riesgo de deshidratación al reponer el líquido de la transpiración.

3. Consumir suplementos nutricionales.

Con el paso de los años, el organismo reduce la producción de colágeno, proteína responsable de mantener en estado óptimo cartílagos, músculos, huesos, entre otros. Por este motivo, se recomienda tomar suplementos, como el colágeno hidrolizado, que ayudan a prevenir el desgaste y el dolor articulares.

4. Mantener una dieta balanceada.

Seguir un plan nutricional que priorice el consumo balanceado de macronutrientes, en especial las proteínas, cuya participación en la formación de colágeno es esencial; así como también frutas y verduras, que aportan vitaminas, minerales y fibra. Esto permitirá llevar un estilo de vida más saludable.

5. Cumplir los periodos de descanso.

Dormir las horas recomendadas y tener días de descanso es sustancial para que el cuerpo se recupere.

Finalmente, la especialista reitera que, ante la presencia de dolor, es indispensable acudir al médico para recibir un diagnóstico y tratamiento oportuno.

 

Por: Elizabeth Zamora
@estiloyesoterismo