Los pequeños y medianos ganaderos formales productores de leche fresca enviarán aproximadamente unas 2 mil vacas, provenientes de las principales cuencas lecheras del país, al matadero porque ya no pueden mantenerlas debido a la crisis económica provocada por la pandemia, el abuso de las grandes empresas que dominan el mercado lácteo y un gobierno indiferente.

Las graves pérdidas económicas se deben a varios factores. “El costo de alimentar a nuestro ganado se ha incrementado en 50% en el mercado internacional, pero nuestros ingresos no”, explica Climaco Cárdenas, presidente de la Asociación de Ganaderos Lecheros del Perú, AGALEP.

“Las grandes empresas se encuentran en una posición de dominio frente a los pequeños ganaderos en la que nos imponen sus precios y nos pagan por la leche fresca un monto que nos deja sumidos en la quiebra. Esa es la razón por la que, lamentablemente, nos veremos obligados a sacrificar a nuestras vacas”, afirma. “Además, más de 100 mil personas se quedarían sin trabajo, pues ya no los podremos emplear”, dijo Cárdenas.

NO A LA LEY AGRARIA

Los ganaderos reclaman, además, que la nueva Ley Agraria no debería ser aplicada a ellos. “La Ley Agraria fue diseñada para los agroexportadores con sus condiciones. Pero, a diferencia de ellos, nosotros no tenemos trabajadores eventuales. Por ello, exigimos que nos excluyan de esta ley”, demandó el dirigente.

Finalmente Cárdenas hizo un llamado a los candidatos presidenciales, a comprometerse por el desarrollo de los ganaderos lecheros. “Nosotros, que tanto le damos al Perú con nuestra leche fresca, somos gravemente afectados. Invocamos a los candidatos presidenciales a comprometerse a proteger la ganadería nacional”, sentenció.