Al igual que el autoexamen de mama en las mujeres, los hombres también deben realizar frecuentemente un autoexamen para prevenir este mal.

Los tiempos cambian y las estadísticas varían. La aparición de algún tipo de cáncer se asocia con la edad avanzada debido al deterioro del sistema inmune, pero en el caso del cáncer testicular es la neoplasia más frecuente entre varones jóvenes entre los 15 y 30 años de edad.

Esta patología está asociada a factores genéticos, partos prematuros, antecedentes familiares, la enfermedad no descendido (criptorquídea) e incluso factores ambientales.

De acuerdo con el doctor Daniel Galarreta, urólogo de la clínica Urozen, “el cáncer testicular se caracteriza por el crecimiento anormal del testículo (bultos o masas), además, puede estar acompañado de dolor testicular, abdominal, de espalda y agrandamiento de las glándulas mamarias”.

Pese a que los factores genéticos y los asociados al nacimiento no son prevenibles, existen ciertos factores externos que sí se pueden controlar. En ese sentido, el doctor Galarreta nos ofrece cuatro recomendaciones para disminuir el riesgo de padecer o detectar tempranamente un cáncer testicular:

1 Acudir al especialista.

Realizar exámenes periódicos en centros especializados en urología favorecerán la detección temprana del cáncer testicular, así como otras patologías. La detección a tiempo asegura un tratamiento oportuno.

2.Realizar autoexámenes.

Al igual que el autoexamen de mama en las mujeres, los hombres también deben realizar frecuentemente un autoexamen de testículos. Para ello, se deben palpar los testículos y, en caso de sentir cualquier anomalía como un bulto extraño, nódulo o dolor se debe acudir inmediatamente al especialista para una detección temprana.

3. No abusar del uso de hormonas.

El uso excesivo de hormonas como los estrógenos y la testosterona aumentan el riesgo de desarrollar cáncer prostático y testicular.

4. Evitar el consumo de cigarros y otras sustancias.

Muchos de los componentes del cigarro son tóxicos y altamente cancerígenos por lo que pueden desencadenar el desarrollo de diversos tipos de cáncer en el organismo como el cáncer testicular. En cuanto al cannabis, existe una relación directa entre el consumo de esta sustancia con la aparición de cáncer testicular, por ello, se debe evitar su consumo.

 

Por: Elizabeth Zamora
@estiloyesoterismo