Pese a estar vigente la prohibición de acudir a las playas y ante la presencia de los efectivos militares y policiales, cientos de personas llegaron a las playas de la Costa Verde acompañados de sus familias.

Desde las primeras horas de la mañana del sábado, las playas de Barranco y Miraflores fueron visitadas por bañistas, haciendo caso omiso a la restricción dictada por el gobierno para frenar la segunda ola de la Covid-19 que actualmente azota al país.