Jaime Zelada*

 

Las peruanas y peruanos decidirán el próximo domingo 6 de junio, inequívocamente sufragar por la candidatura del profesor peruano Pedro Castillo. Precisamente, la Ciencia Política en calidad de disciplina del conocimiento que investiga cómo se adquiere, se organiza, ejerce y distribuye el poder político, afirma esta decisión histórica del pueblo peruano; en el entendido de que la soberanía popular, expresada democráticamente, se decidirá en favor del crecimiento económico y el desarrollo social.

Del abandono del servicio de salud, son culpables todos los políticos tradicionales (exministros del equipo fujimorista),que después de 30 años de imponer una política económica catastrófica, con el autoritarismo y el totalitarismo como forma de gobierno, han conducido al país al abismo, en el cual hoy nos encontramos.

Por esta razón, lo que se requiere es que las fuerzas motrices del crecimiento económico sean ciertas y verdaderas, a fin de que se evidencie este crecimiento con eficiencia, sostenibilidad y de elevada calidad.

La lucha contra la corrupción, tiene como objetivo reivindicar a la política como disciplina del buen gobierno de los pueblos y desarrollar la investigación científica. La corrupción quiere que nada cambie y para ello defiende a la Constitución de 1993. Por estas razones, se requiere de una Asamblea Constituyente y una Nueva Constitución, como expresión inequívoca del respeto y acatamiento a la Teoría del Poder Constituyente y a la Teoría del Poder Constituido.

En este contexto nacerá el Nuevo Derecho Penal, como disciplina científica, que debe imponer sanciones o medidas de seguridad, cuando se cometan delitos que agredan los bienes jurídicos de la sociedad. Entonces, el Sistema de Seguridad Nacional, integrado por la Seguridad Externa – FFAA, Seguridad Interna – PNP y Seguridad Ciudadana – Rondas Urbanas, Campesinas y la Seguridad Privada.

Del estudio y análisis de las categorías penales, de los presupuestos jurídicos de la Teoría del Delito, se formulará la Nueva Política Criminal, que otorgará seguridad para todos. Merced a la investigación científica, al análisis y crítica de las leyes penales, se combatirá el delito y la delincuencia.

La materialización del “sueño peruano”, es un deseo que llevamos acariciando desde los albores de la República. En este nuevo contexto histórico, ¡nada nos divide y todo nos une! y cuando mañana el alto tribunal de la historia expida su veredicto, dirigiendo la mirada a nuestra bandera, con dignidad y honor se escribirá: Que votando por el maestro peruano, Pedro Castillo, hemos votado por tí ¡Patria Querida!.

 

*Abogado Constitucionalista