A pocos días de que Alemania libere la restricción para sus ciudadanos de visitar las islas Baleares sin tener necesidad de someterse a una cuarentena, Mallorca se ve abarrotada de turistas alemanes.