La alcaldesa electa de la comuna de Santiago, Irací Hassler, no responde a las coordenadas tradicionales de la política chilena. La economista de 30 años, que asumirá el cargo el 28 de junio, tiene nombre tupí-guaraní, apellido de origen suizo y es la primera militante comunista en el cargo.

Su madre es brasileña y su padre, un empresario de derecha, según ella misma lo ha descrito. Su triunfo marcó una de las más sentidas derrotas de la coalición de gobierno de Sebastián Piñera: la del edil Felipe Alessandri, parte de una familia que desde inicios del siglo XX contabiliza dos presidentes de la República y presencia permanente en el Congreso y la dirigencia empresarial.

“Creo que el Partido Comunista y las dirigencias comunistas han logrado generar una cercanía con la comunidad y mostrar que podemos tener gestiones que son también transformadoras”, sostiene la alcaldesa electa.