La asociación civil peruana Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR) envió una comunicación formal al presidente Francisco Sagasti pidiendo que observe el PL Nº 6486/2020- CR, que impulsaría la integración multimodal entre Perú y Brasil y con ella la construcción de la carretera Pucallpa-Cruzeiro Do Sul. El PL fue aprobado en el Pleno del Congreso recientemente, pero debe pasar por la revisión del Ejecutivo para su entrada en vigencia.

Diferentes alertas se han emitido sobre esta carretera de cerca de 250 Km., que atravesaría, por el lado brasileño, el Parque Nacional da Serra do Divisor, una de las áreas más biodiversas del mundo, declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO en 2017; y que, por el lado peruano, podría generar riesgos socioambientales a la propuesta de Área de Conservación Regional Alto Tamaya – Abujao y a la Reserva Indígena Isconahua para pueblos indígenas en situación de aislamiento y contacto inicial, en la región amazónica de Ucayali.

“El presidente Sagasti no debe permitir que avance este proyecto de carretera que no ha sido consultado, y mucho menos cuenta con nuestro consentimiento. Este proyecto expondría a nuestros hermanos Isconahuas, quienes son más vulnerables y no tienen contacto con la sociedad”, dijo Berlin Diques, líder Asháninka y presidente de la organización indígena regional de Ucayali ORAU

Berlín Diques, líder Ashaninka, señaló que el proyecto no fue consultado.

Berlín Diques, líder Ashaninka, señaló que el proyecto no fue consultado.

¿SUSTENTO ECONÓMICO?

Esta propuesta legislativa alude al fomento de la integración económica entre Perú y Brasil, señalando que la recesión económica causada por la actual pandemia exige activar mecanismos para la exportación comercial.

Sin embargo, el Estado brasileño de Acre representa solo el 0.7% del PBI de dicho país, y es una de las regiones que menos exporta de acuerdo al Ministerio de Economía de Brasil y del IBGE, el Instituto de Geografía y Estadística de dicho país al 2018. Del lado peruano, se identifican al menos 10 comunidades nativas de los pueblos Shipibo y Ashaninka, pero no se han realizado mecanismos de participación ni consulta previa.

INVERSIÓN SOSTENIBLE

“La integración, la conectividad y el comercio son necesarios para el desarrollo local, pero usando vías que representen una inversión sostenible y un menor impacto social y ambiental”, señaló Vanessa Cueto, Vicepresidenta de DAR.