Super Mensajes

La semaglutida, el medicamento para tratar la diabetes que ha causado furor en los Estados Unidos por su sorprendente efecto como adelgazante y que llamó rápidamente la atención de las estrellas de Hollywood, ahora parece tener más efectos beneficiosos para la salud al combatir todo un ramillete de enfermedades.

Bajo los nombres comerciales como Ozempic o Wegovy, este medicamento llamado semaglutida se utiliza para el tratamiento de la diabetes tipo 2 en adultos. Sin embargo, también suprime el apetito del usuario, razón por la que se han visto resultados de pérdida de peso sorprendentes.

El fármaco pertenece a una clase de medicamentos conocidos como agonistas del receptor de GLP-1 (péptido similar al glucagón tipo 1),una hormona peptídica de 30 o 31 aminoácidos de la familia de las incretinas cuya función fisiológica es el estímulo de la producción de insulina y la disminución de la producción de glucagón, consiguiendo mejorar el control del azúcar en la sangre. De ahí su uso contra la diabetes.

Sin embargo, la semaglutida parece estar demostrando efectos positivos en la lucha contra otras enfermedades como la demencia, el cáncer, los ataques al corazón o incluso las adicciones, lo que ha fomentado que su fama como medicamento milagroso se dispare todavía más.

Ozempic, la medicina que famosos están usando y peligrosamente sus seguidores la vienen consumiendo para la pérdida de peso.
Ozempic, la medicina que famosos están usando y peligrosamente sus seguidores la vienen consumiendo para la pérdida de peso.

ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

Un estudio recogido por la Biblioteca Nacional de Medicina del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos (NIH por sus siglas en inglés),sugiere que una dosis semanal de semaglutida podría reducir el riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y muerte por causas cardiovasculares en adultos con sobrepeso u obesidad con enfermedad cardiovascular preexistente en aproximadamente un 20%.

El estudio, que también es recogido en el New England Journal of Medicine y presentado en el Congreso Europeo de Obesidad (ECO),dirigido por investigadores del University College de Londres, también encontró que la semaglutida aportaba beneficios cardiovasculares a sus participantes, independientemente de su peso inicial o de la cantidad de peso que habían perdido.

Los resultados han llevado a algunos expertos a sugerir que se debería recetar semaglutida de forma rutinaria para tratar enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, otros dicen que todavía hay incógnitas que pueden limitar dichas aplicaciones.

CÁNCER

Algo que despertó preocupaciones sobre los imitadores de GLP-1 es que puedan aumentar el riesgo de cáncer de tiroides y páncreas, sin embargo, recientes investigaciones apuntan a lo contrario, específicamente con la semaglutida.

“El uso de semaglutida en ensayos controlados aleatorios (ECA) y estudios del mundo real no se asoció con un mayor riesgo de ningún tipo de cáncer, y esta conclusión está respaldada por un alto grado de evidencia”, se lee como conclusión en el metaanálisis publicado en NIH.

Pero por si todavía quedan dudas al respecto, dos investigaciones más publicadas en The BMJ y en el Journal of the American Medical Association, llegan a las mismas conclusiones. Estos estudios incluso han sugerido que dichos medicamentos podrían ayudar a reducir el riesgo de ciertos cánceres, como el cáncer colorrectal en personas con diabetes tipo 2, con y sin peso corporal adicional.

“Durante un seguimiento de 15 años en 1.221.218 pacientes con diabetes tipo 2 que no habían recibido tratamiento previo, los GLP-1RA se asociaron con un menor riesgo de CCR en comparación con la insulina, la metformina, inhibidores de SGLT2, sulfonilureas y tiazolidinedionas, y con un riesgo menor, pero no estadísticamente significativo, en comparación con los inhibidores de la alfa-glucosidasa o la DPP-4″, se lee en el estudio.

Dado que se encontraron efectos más pronunciados en pacientes con sobrepeso y obesidad, los autores concluyen que los resultados podrían deberse, al menos en parte, a que la semaglutida ayuda a las personas a perder peso, pues se sabe que la obesidad aumenta el riesgo de padecer al menos 13 tipos de cáncer y reducirlo sería clave en la disminución del riesgo de padecer esos cánceres en particular.

El cáncer de páncreas es de los más agresivos y tiene pocas opciones de tratamiento más modernas y menos invasivas.
El cáncer de páncreas es de los más agresivos y tiene pocas opciones de tratamiento más modernas y menos invasivas.

DEMENCIA

Otro estudio publicado por la Asociación de Alzheimer sugiere que la tasa de demencia es menor en personas con diabetes tipo 2 que toman análogos del GLP, como la semaglutida, en comparación con las que reciben un placebo.

Como resultado, los investigadores se han asociado con los fabricantes para realizar ensayos que exploren si el medicamento podría ayudar a las personas con la enfermedad de Alzheimer en sus etapas iniciales.

“En nuestro estudio se lo estamos administrando a personas que no tienen demencia, pero que están en riesgo por tener niveles elevados en el cerebro de la proteína amiloide de la enfermedad de Alzheimer”, dijo el Dr. Ivan Koychev de la Universidad de Oxford.

Cuando se trata de demencia, existen varios mecanismos discutibles por los cuales la semaglutida podría resultar beneficiosa, desde reducir la inflamación en el cerebro hasta reducir la acumulación de proteínas asociadas con la enfermedad de Alzheimer.

Sin embargo, se debe señalar que muchos medicamentos muy prometedores para combatir la demencia se han quedado en el camino a medida que avanzaron los ensayos.

La investigación sobre la enfermedad de Alzheimer está mejorando las perspectivas de los pacientes con demencia en todo el mundo
La investigación sobre la enfermedad de Alzheimer está mejorando las perspectivas de los pacientes con demencia en todo el mundo

ADICCIÓN

Esta es un área prometedora para la semaglutida, dado que el fármaco parece no solo amortiguar el sistema de recompensa asociado con los alimentos, sino también con los fármacos.

De hecho, investigaciones han sugerido anteriormente que los análogos del GLP-1 están asociados con un menor consumo de alcohol y unamayor probabilidad de abstinencia tabáquica. Los estudios en ratones y ratas también han sugerido que los medicamentos cambian los comportamientos adictivos, reduciendo la búsqueda y el consumo de drogas.

Sin embargo, se necesitan estudios sólidos y a gran escala en humanos, aunque no está claro si estos medicamentos reducen la señalización de recompensa en general en el cerebro, lo que genera preocupación sobre su uso en personas con depresión.

El tabaquismo es uno de los principales factores de riesgo modificables.
El tabaquismo es uno de los principales factores de riesgo modificables.

CONCLUSIONES

La semaglutida se perfila como un medicamento casi milagroso, pero muchos de sus efectos parecen ser consecuencias de la considerable pérdida de peso que genera su consumo. Esto lleva, nuevamente, a la conclusión de que mantener una vida saludable y un control del peso adecuado evitaría padecer una gran cantidad de enfermedades.

También hay que considerar que la semaglutida, como cualquier otro medicamento, puede tener efectos adversos y su consumo tiene que ser supervisado por un médico especialista. La automedicación es y será siempre un peligro potencial.

Por último, se tiene que considerar que la ciencia médica se mantiene siempre en constante evolución y los estudios clínicos deben ser interpretados y sostenidos en el tiempo, por lo que se deben de tomar estos resultados siempre como referencia más precisa frente a un fenómeno complejo como una enfermedad.

Perú21 ePaper, ingresa aquí y pruébalo gratis

VIDEO RECOMENDADO