Super Mensajes

El estreno de la película autobiográfica de Ernesto Pimentel no solo ha generado una avalancha de reacciones en nuestro país sino también ha desempolvado una historia de amor que el creador de la Chola Chabuca tuvo con Álex Brocca durante 10 años.

MIRA: Milett enfrenta a Yanina Latorre: “¿Cómo me vas a grabar después que me destruyes?”

Ante la falta de imágenes relacionados a esta mediática relación en Internet, Panamericana Televisión hurgó entre sus archivos y difundió icónicas entrevistas que el bailarín concedió antes de morir, en la cual habla todo acerca de su relación con Pimentel y la enfermedad que ambos contrajeron: el VIH.

En uno de los reportajes emitidos en 1999, Rosario Brocca confesó que no quería que su hijo estudiara artes dramáticos. Ella no pudo evitar quebrarse ante cámaras al cuestionar cómo los medios de aquella época trataron la orientación sexual de su hijo.

“Quién sabe cómo puedo sentirme, pero es mi hijo y qué voy a hacer, tratar no más de ayudarlo en todo lo que podamos. Ahora me da mucha pena que ahora algunos dicen que no lo conocen, que es bailarín, que en los periódicos comenzaron a decir bailarín marica, ahí yo dije ¿qué cosa? Si mi hijo es actor”, sostuvo entre lágrimas.

DESGARRADOR TESTIMONIO

La madre de Álex Brocca también contó en la entrevista con Pamela Vértiz que increpó a su hijo por dejar a un lado su carrera para apoyar a Ernesto Pimentel, que finalmente logró alcanzar la fama.

Oye, por qué tu dejas de trabajar por estar detrás ayudando a Ernesto, vas a ver que te vas a quedar sin trabajo”, le decía su madre y Álex se excusaba asegurando que también ganaba algo de dinero. Asimismo, ella no dudaba en advertirle que podría salir perjudicado. “Sí, pero estás dejando de lado tu carrera mientras que él otro está avanzando”.

Por su parte, Álex Brocca reconoció entre lágrimas que estuvo al lado de Ernesto Pimentel desde sus inicios.

Sí (sacrifiqué mi carrera) porque yo trataba de ayudar a Ernesto en lo que yo pudiera, creo que lo dije en Magaly, yo veía sus contratos en algún momento, planchaba sus polleras porque tengo la costumbre de ser muy ordenado. He dejado de lado lo que tenía que hacer, he trabajado más con Ernesto que en mi propia carrera”, contó el fallecido bailarín.

Perú21 ePaper, ingresa aquí y pruébalo gratis