Super Mensajes

El libro ‘Puñetazos’ de la periodista Magnolia Pinedo es un puñado de historias que golpean y desnudan una realidad que a veces tenemos frente a los ojos y no queremos ver. Conversamos con la autora:

¿Cómo nacen estas historias tan crudas, de personajes con una vida sin esperanzas de mejorar?

Siempre he tenido un profundo interés por los seres marginados, esos que no se ven o realmente no queremos ver. Que sus historias preferiríamos ocultar como quien cubre el sol con un dedo. Hace mucho tiempo llevaba algunos personajes que querían rebelarse y el confinamiento logró que se amotinaran y vieran la luz. Algunos cuentos nacieron en el taller de escritura creativa con Raúl Tola.

Estas historias cotidianas pero duras en qué se inspiraron

La experiencia periodística ha aportado lo suyo en algunas historias, han sido chispazos de la cotidianeidad de seres que viven la crudeza de estar en este mundo. “No escogí las historias, creo que ellas me escogieron a mí”. Así como un relato te lleva de la mano para que conozcas su universo, el personaje me ha guiado para conocer el suyo. Los entornos familiares y “callejeros” en los que tiene lugar la acción en cada cuento transitan por temas de la vida diaria como la violencia, el suicidio, las relaciones familiares en entornos pobres, la ternura entre hermanos, el rechazo al diferente por condición sexual o por el físico.

Es tu primera experiencia literaria, ¿Cómo la tomas?

La literatura me sirve para vivir, para tomar partido, para encontrar a otros. Estoy segura que Puñetazos irá encontrando a sus lectores.

¿Por qué Puñetazos? El nombre me parece que representa cada historia como un golpe

Porque son un puñetazo de realidad y dureza, con pocas posibilidades de superar situaciones de precariedad, de vulnerabilidad. Puñetazos porque son relatos breves y contundentes que hurgan en la llaga. Es como el baile de los que sobran, pateas piedras en este mundo donde nadie te va a echar de menos. Tengo la esperanza de que los personajes se salven, al menos en teoría, por eso en el epígrafe la parte de la canción de Joaquín Sabina “Más de cien palabras, más de cien motivos para no cortarse de un tajo las venas” porque la vida así es.

¿Cómo fue tu proceso creativo?

Creo que la disciplina de trabajo junto a la pasión por la palabra son fundamentales en un proceso creativo. Aquí picas piedra. Es cierto que cada escritor tiene sus propios procesos. El mío es apuntar destellos que como en sueños aparecen. Escribo en un cuaderno, lo traslado a la computadora, a veces rehago, en otros casos corrijo y corrijo. Me fijo en el personaje, en el tono, en el humor como insumo. Muchas veces he querido manejar al personaje a mi antojo y ha sido el personaje quien ha triunfado, afortunadamente.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR