Super Mensajes

En 2016, la NASA lanzó una sonda al espacio con dirección a Bennu, un asteroide a 200 km del planeta en el que vivimos. El objetivo era que la nave recogiera una muestra del cuerpo para que luego sea analizada en La Tierra. Y ahora que la muestra está próxima a volver a casa, la agencia espacial necesita del Vaticano para continuar las investigaciones. Conoce por qué.

Para empezar, se espera que la sonda llamada OSIRIS-REx llegue el 24 de septiembre y caiga sobre Utah (Estados Unidos) con material suficiente para ser analizado. Básicamente, contendrá fragmentos de roca y polvo de un cuerpo.

MIRA: NASA sobre falsas momias extraterrestres presentadas en México: “No sabemos la naturaleza de esas muestras”

De acuerdo con Space.com, este asteroide sería “uno de los más peligrosos conocidos en la actualidad”, ya que si choca contra nuestro planeta, podría causar una perturbación en toda la Tierra, pese a que la posibilidad es muy baja: 1 entre 2.700 entre los años 2175 y 2199, según la NASA. La importancia de Bennu también radica en que podría dar pistas sobre cómo pudo originarse la vida en la Tierra.

Sobre por qué el Vaticano. Resulta que la Iglesia Católica Romana cuenta con un observatorio avanzado desde 1930. Incluso, tiene una colección inmensa de restos de meteoritos (aprox 1 200 especímenes),cuyo curador es el religioso Robert J. Macke.

Este fiel creyente ha diseñado un dispositivo capaz de estudiar meteoritos, por lo que la NASA le ha pedido que vaya al Centro Espacial Johnosn en Houston para analizar al Bennu, según Xataka.

VIDEO RECOMENDADO