Super Mensajes

Lo que antes eran vivas son ahora insultos. Huancayo, la ciudad que vio nacer al partido del prófugo Vladimir Cerrón y que llevó al poder al golpista Pedro Castillo, no quiere saber nada de Perú Libre. La población engañada abrió los ojos y no le cree más a la gente del lapicito. La dirigencia de este partido fue rechazada y echada a insultos de un mercado, a donde el fin de semana ingresó para hacer proselitismo.

Los congresistas Waldemar Cerrón y María Agüero y una decena de simpatizantes con pancartas y banderas, recibieron el repudio de los comerciantes y de las personas que se encontraban en el centro de abastos y que a gritos les exigieron que se retiren del local.

MIRA:Ministro del Interior niega reglaje a Marita Barreto: “No existe una inteligencia paralela”

“Váyanse”, “Nadie los quiere”, “¿Qué hacen en el Congreso?”, “Todavía quieren reelección”, “Fuera de acá”, “Corruptos”, “Vienen a provocar al pueblo”, les gritaron a los dos legisladores.

La población huancaína también le reclamó a los parlamentarios por el prófugo Cerrón y exigió que lo entreguen a la justicia.

“¿Dónde está Cerrón? “¡Entreguen a Cerrón!”, exigieron a viva voz los huancaínos. El hermano del prófugo y también vicepresidente del Congreso y Agüero, no tuvieron más que retirarse del local ante los gritos e insultos que no cesaban contra ellos.

Cerrón, Agüero, además de los congresistas Kelly Portalatino y Elizabeth Taipe, llegaron hasta Huancayo para participar de la conmemoración de los 34 años del asesinato de Jaime Cerrón Palomino, padre del hasta ahora no ubicable condenado por la justicia, Vladimir Cerrón.