Super Mensajes

“Si así salieran para reclamar por mejor educación, el Perú sería otra cosa”, fue uno de cientos de comentarios homofóbicos sobre la protesta de la comunidad LGBTQ+, realizada el último viernes en el frontis del Ministerio de Salud, contra el transfóbico Decreto Supremo Nº 009-2024-SA. Lo que el autor de este mensaje ignora es la realidad que vive la población trans en el Perú.

Perú21 recogió testimonios de ciudadanos trans y todos coincidieron en que la discriminación y la falta de oportunidades e igualdad de derechos son el pan de cada día. Enfatizan que el acceso a la educación, a la salud y a la justicia es muy limitado para ellos.

Manifestantes piden la derogatoria de polémica norma del Minsa.
Manifestantes piden la derogatoria de polémica norma del Minsa.

“Nos descartan de manera automática”

Angela Cruzado, cuyo nombre artístico es Yellow, se dedica al arte y a la literatura, y dio su opinión respecto a la situación actual de esta población en el Perú.

“He escuchado que muchos mencionan que este decreto ha sido un retroceso, lo cual me sorprende porque en realidad nunca ha habido un avance en derechos para la comunidad trans. Nunca ha habido una consideración para nosotras como personas, no ha habido ninguna ley que nos favorezca, ni siquiera la Ley de Identidad de Género, que es básica porque necesitamos tener un nombre acorde a nuestra identidad para trabajar y recibir servicios de salud que el Estado provee. Sin embargo, en el documento de identidad que nosotros poseemos, no tenemos el nombre con el que nos identificamos y las oportunidades se nos niegan”, remarcó.

Yellow cree que la sociedad margina a los y las trans “no sólo por no tener nuestro nombre en el DNI, sino también porque no somos socialmente aceptadas como personas que estamos en condiciones de ejecutar trabajos, de ser parte de cupos laborales. Se nos descarta casi de manera automática”.

Ella detalló que lleva mucho tiempo buscando trabajo, pero los prejuicios impiden que lo consiga. “He estado buscando intensamente un trabajo y yo cumplía muy bien con los requisitos de cada puesto al que he postulado y sin embargo no me han contratado hasta ahora. Y el descarte es prácticamente instantáneo. Y no soy la única”, expresó.

“Considero que no tenemos todavía ningún derecho ganado. Hace muchos años existía una ley que tenía una sanción especial para los crímenes de odio. Sin embargo, en el Congreso del presidente Ollanta Humala también se derogó esta ley. Casi todos los países de Sudamérica ya tienen una ley de género. Acá, las leyes, en lugar de protegernos solo nos estigmatizan, porque este decreto lo que hace es llamarnos enfermos mentales, personas con condiciones psiquiátricas, lo cual no es cierto y lo que busca básicamente es hacernos quedar peor ante una sociedad que ya nos ve mal”, apuntó.

Cuestionó que el Ejecutivo no impulse leyes que fomenten la educación, la salud y el acceso a la justicia de las personas trans: “Hasta para cambiar nuestro nombre, debemos hacer un juicio que cuesta y demora mucho tiempo. Me parece un poco irónico que nos quieran cobrar por un juicio cuando no tenemos trabajo. Es una cruda realidad”.

“En Perú, los trans solo pueden aspirar a la prostitución o a ser peluqueros

El carisma desbordante de Andrógino D´Gold se ve eclipsado cuando habla sobre los prejuicios a los que se enfrenta a diario para poder ganarse la vida. Ella es una mujer trans venezolana que llegó huyendo del dictador Nicolás Maduro en busca de un futuro mejor.

“En lugar de preocuparse por otras situaciones complejas que hay, como el asesinato de varias prostitutas trans ocurridos en los últimos meses, sacan este tipo de normas que vulneran más a la población diversa. Para los trans, es bastante complicado encontrar un empleo decente y respetable. No hay educación para la población trans. Te obligan o a ser peluquera o a ser prostituta, con el debido respeto que merecen quienes trabajan en ello, pero no se dan cuenta que no tenemos esa vocación, es lamentable”, sostuvo.

Además, comparó la situación en ambos países: “He sido activista en Venezuela y allá es terrible el retroceso, es impresionante, pero no caen en esto de públicamente ser tan descarados en cuanto a atacar a la comunidad”, refirió.

Agregó que el estigma es doble en su caso pues, al ser venezolana y trans, la discriminación es mayor e incluso tuvo que vender la moto que compró para trabajar por ser constantemente señalada.

“Me compré una moto lineal, pero comprendo que una moto lineal está asociada con vandalismo, así que tuve que venderla porque a cada rato me paraba la policía, había un señalamiento por el solo hecho de ser extranjera y trans. Como ven, mi vestimenta es bastante evidente y así es mi día a día. Yo no tengo nada que ocultar, no tengo nada que esconder, pero me estresaba, me sentía acosada”, señaló.

Andrógino D´Gold.
Andrógino D´Gold.

Prejuicios que llevan al borde del suicidio

Para nadie es un secreto que la salud mental en el Perú está en crisis, en especial la de la población sexualmente diversa.

‘Damián’, un joven trans de 22 años, contó a Perú21 toda la discriminación y estigma que ha vivido a su corta edad. Desde pequeño tuvo muy clara su identidad de género y esto le valió ser estigmatizado y víctima de bullying por parte de sus compañeros y profesores.

“Yo estudié hasta cuarto de secundaria en un colegio evangélico y fue terrible. Me hicieron algo similar a las terapias de conversión. Me decían que tenía que rezar para cambiar eso que estaba mal en mí”, detalló.

Dijo que la situación se hizo insostenible cuando planeó suicidarse.

“En ese momento, mis papás se dieron cuenta de la magnitud y me cambiaron de colegio. Actualmente, tengo que esconder mi identidad trans y creo que no es saludable para nadie tener que vivir esto”, manifestó

Plantón en el Minsa.
Plantón en el Minsa.

MIRA: ¡Que el Minsa NO te engañe! Los LGBT+ NO son enfermos: lo que debes saber sobre polémica norma

César Vásquez: ¿ministro de Salud o escudero de Dina Boluarte?

El último viernes, el plantón contra la vergonzosa norma, se llevó a cabo en el Ministerio de Salud desde las 3 de la tarde hasta después de las 6:30 de la tarde. Sin embargo, en las más de tres horas que duró, ningún funcionario de esta cartera dio la cara y hasta el momento, el titular del sector, César Vásquez, no se ha pronunciado sobre este decreto supremo.

Recién ayer, César Vásquez apareció ante la prensa en una actividad junto a Dina Boluarte. Al culminar, se deshizo en halagos a la mandataria y afirmó que existía una “politización de la justicia”.

“Es natural que por dentro, como hermana, se vea afectada, pero en el cumplimiento de sus funciones la veo fuerte como siempre. Es una mujer que tiene una mirada clara de la función y responsabilidad que tiene y no se deja llevar por las presiones mediáticas, nos dice permanentemente ministros, trabajemos por el bien del país y no nos distraigamos. Creo que hay una politización de la justicia, pese a eso este gobierno respeta los procedimientos fiscales, judiciales. Sin embargo, creemos que más allá de eso el trabajo por el Perú está primero”, señaló el titular del Minsa.

“En mi opinión, la justicia está politizada… ¿Creen que si el investigado no fuera el hermano de la presidenta hubiera todo esto? ¿Acaso no hemos visto fiscales de candidatos a gobiernos regionales? Es momento de pedir al Congreso que ojalá haya una ley que prohíba que los fiscales y jueces después de 10 años que culminen su función puedan postular a un cargo porque veo mucho protagonismo en algunos fiscales”, enfatizó Vásquez. ¿Y si en lugar de pedir leyes que no atañen a su sector, empieza a exigir la Ley de Identidad de Género?

Además de su férrea defensa e incondicional apoyo a la presidenta y a su hermano Nicanor, César Vásquez no dijo una sola palabra sobre la norma que ha convertido al Perú en hazmerreír del mundo.

Hasta ahora, los miles de ciudadanos peruanos que forman parte de la comunidad LGBT+ siguen esperando respuestas concretas y la derogación de este decreto que fomenta la discriminación.

Perú21 ePaper, ingresa aquí y pruébalo gratis.

VIDEO RECOMENDADO