Hoy quiero hacerte una pregunta: ¿tienes ganas de independizarte, tener control de tus horarios, ser tu propio jefe? Pero no sabes cómo empezar.

Una startup podría ser una excelente idea, pero sabes que es y cómo se crea. Según la RAE es una organización humana con gran capacidad de cambio, que desarrolla productos o servicios, de gran innovación, altamente deseados o requeridos por el mercado, donde su diseño y comercialización están orientados completamente al cliente. Esta estructura suele operar con costos mínimos, pero obtiene ganancias que crecen exponencialmente, mantiene una comunicación continua y abierta con los clientes, y se orienta a la masificación de las ventas.

Lo que caracteriza a una startup es que hace visible un problema cotidiano sea de personas o empresas y ofrece la solución a este. Por ejemplo, a menudo por temas de seguridad personal preferimos coger nuestro celular y pedir un taxi por el aplicativo móvil a empresas como ‘Uber’ o ‘Taxi beat’. Estas no son más que organizaciones puente que conectan a usuarios de taxis que desean viajar cómodos y seguros a un precio razonable con una comunidad de taxistas.

Pero, en un mundo donde está todo prácticamente hecho te preguntaras cómo creo un servicio innovador. Primero, cambia tu manera de pensar, vuélvete muy observador. Los grandes creadores de startup de este siglo lo hicieron resolviendo problemas que ellos mismos tenían. Pregúntate qué situaciones afectan tu día y como las podrías cambiar.

Aquí te comparto algunos consejos:

Una vez que tengas la idea de negocio clara analiza y recopila información que sustente tu emprendimiento. Define el público al que va dirigido tu producto o servicio e incluye el tamaño y la tendencia del mercado. Arma la estrategia de crecimiento a corto, mediano y largo plazo; así superaras fácilmente las barreras de entradas que pueda tener el sector para el ingreso de nuevos competidores.

Además, busca rodearte de socios con iniciativa y sentido de responsabilidad. La persona que escojas debe ser un compañero en esta aventura y deberás aprender a convivir con él o ella de inicio a fin.

En resumen, Las startups son compañías innovadoras que asumen riesgos y buscan fórmulas disruptivas para la resolución de problemas, también tienen un contacto directo con el cliente aplicando una metodología de prueba y error, las startups aprenden de los errores para evolucionar y por ello están en constante cambio es por ello que se les vincula rápidamente con los conceptos de innovación y tecnología. Recuerda como dijo Walt Disney “Si lo puedes soñar, lo puedes hacer”. La decisión está en ti.

Suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ

Sigue al Diario Extra en sus redes sociales de FacebookTwitter e Instagram.