- 
24 Feb 2021

RIBEYRO, EL COVID Y LOS PROFESORES SUPLENTES

ribeyro-el-covid-y-los-profesores-suplentes

Por: Rolando Donayre (Periodista)

Admiro mucho al escritor Julio Ramón Ribeyro. Es el mejor cuentista peruano que hayamos tenido. Su obra La palabra del mudo es una compilación de cuentos que todos podemos disfrutar y compartir.

Hay uno que me encanta mucho: El profesor suplente. En este cuento se narra la experiencia traumática de un hombre que quiso fungir como profesor en un colegio que se quedó sin personal, y requirió con urgencia de alguien con capacidad de enseñar.

Ribeyro nos cuenta la frustración de Matías Palomino, un hombre que no pudo enfrentar el desafío de dictar clase en un colegio parroquial. Asustado huyó y se perdió.

“Por favor –decía -. ¿No es usted el señor Palomino, el nuevo profesor de Historia? Los hermanos lo están esperando. Matías se volvió, rojo de ira.   – ¡Yo soy cobrador! – contestó brutalmente, como si hubiera sido víctima de alguna vergonzosa confusión. El portero le pidió excusas y se retiró. Matías prosiguió su camino, llegó a la avenida… y cayó finalmente en una banca, abochornado, entorpecido, como si tuviera un queso por cerebro”.

Esa misma experiencia, la del Profesor Suplente, es la que miles de padres de familia experimentaron en el 2020, luego que el Covid-19 obligara a cerrar todos los colegios del país. Fue un baldazo de agua fría con consecuencias desastrosas.

Esos días fatales ¿Qué es lo que vimos asombrados por televisión? pues a docentes haciendo lo imposible para que sus alumnos no perdieran el año escolar. Ellos convirtieron sus viviendas en set de Tv, reciclaron cajas, vistieron como granjeros, bomberos, y personajes de la historia como Miguel Grau, Francisco Bolognesi, incluso, Manco Cápac, con tal que sus alumnos no dejaran de aprender.  Para ellos nuestro respeto y aplausos por esas iniciativas heroicas a favor de la educación de nuestras niñas, niños y adolescentes.

Y si para ellos el drama de la pandemia los tuvo contra las cuerdas desde el 15 de marzo del año pasado ¿se imagina cómo la pasaron los sufrientes padres de familia? Estamos hablando de miles de peruanos que de repente tuvieron que trabajar y a la vez enseñar en sus hogares.

Hay que admitirlo. Nadie está preparado para ser padre de familia, y peor aún para ser un “Profesor Suplente” viviendo una maestría forzada por culpa del Covid 19.

Para este 2021 ¿Tendrán los colegios una estrategia que incluya la capacitación de nuestros padres de familia? ¿Habrá alguna forma de que ellos no “caigan finalmente en una banca, abochornados, entorpecidos, como si tuvieran un queso por cerebro”?

Esperemos que las autoridades eviten poner más peso sobre los hombros de los padres de familia. Que eviten esos posibles enfrentamientos con los hijos. Que la frustración de no saber enseñar los lleve a la irritación al no estar a la altura de un docente bien capacitado. No queremos un clima de violencia en los hogares. Por ello, en este año escolar que estamos empezando ¡Ayudemos a los padres a enseñar!  Y gracias a usted, maestro Julio Ramón Ribeyro, por narrarnos historias como la de Matías Palomino, esta vez, tomando las precauciones, no tendremos que salir huyendo.

Síguenos en nuestras redes sociales de FacebookTwitter e Instagram.

FuenteExtra
Vía RSSExtra

Tipo de cambio

Sunat - SBS
CompraS/ 3.651
VentaS/ 3.656
Paralelo - Cambistas
CompraS/ 3.635
VentaS/ 3.660
BCP
CompraS/ 3.570
VentaS/ 3.710
Interbank
CompraS/ 3.630
VentaS/ 3.678

Extra

Top de la semana

Jooble