La cebolla es una de las plantas más beneficiosas para el hombre por sus propiedades nutritivas y curativas.

El consumo de cebolla refuerza las defensas debido a su riqueza en vitaminas A y C que ayuda también a tratar los catarros y otros trastornos de tipo respiratorio, como por ejemplo las bronquitis. Es buena contra la anemia al aportar hierro, fósforo y minerales como el zinc, protege al corazón, reduce la tensión arterial y eleva el colesterol bueno.

ADELGAZAR

Es importante observar que una cebolla de 60 g sólo aporta unas 20 kcal. Por ello, se considera un alimento muy recomendable si se desea adelgazar.

DIURÉTICA

Su consumo es aconsejable para combatir, además, la debilidad del estómago y tiene propiedades diurética y sudorífica. También, se usa para aliviar la fatiga y respirar mejor en caso de asma; para expulsar las lombrices de los niños y para disipar los zumbidos de los oídos.

OSTEOPOROSIS

La cebolla se puede usar para combatir la osteoporosis. Unos investigadores de la Universidad Médica de Carolina del Sur analizaron los datos recabados en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición en la que participaron más de 35 millones de mujeres y observaron que las mujeres pre y postmenopáusicas que consumían una o más cebollas al día presentaban un incremento de la densidad ósea de un 5 por ciento en comparación con las que tomaban esta verdura una vez al mes o incluso menos.

QUEMADURAS

La cebolla usada exteriormente ayuda en los casos de quemaduras, heridas, sabañones, furúnculos y en las manchas rojas de la cara. Igualmente, alivia los dolores reumáticos y neurálgicos, en las hemorragias nasales, calambres y desmayos de las mujeres cuando sufren de histeria.

Sigue al Diario Extra en sus redes sociales de FacebookTwitter e Instagram.