Noticia Anterior

MARCAS PEDIDAS

Jueves 3.10 p.m. Retorno a mis labores luego de un merecido descanso y cuando estaba de lo más sonriente por el regreso a funciones me dan una noticia que me preocupó sobremanera.

El auto de un compañero de labores había sido víctima de un ataque vandálico. Me informo lo más que pude del caso para ver la forma de ayudar y voy a conversar directamente con el dueño. Juntos abrimos el capot y confirmamos que le faltaba la batería, filtros de aire, caja de fusibles, entre otras cosas vitales para el funcionamiento del vehículo.

Lo importante era ubicar la computadora que felizmente estaba, al parecer estos miserables no tuvieron tiempo de sacarla pero sí cortaron el manojo de cables que van hacia este neurálgico punto. Todo chofer sabe que la computadora es la parte vital del funcionamiento de un auto y quien comanda todas sus funciones.

De inmediato me vino a la mente lo ocurrido con mi “Negrito” hace dos meses atrás. La misma situación, la misma banda integrada por dos personas a bordo de un auto negro y el mismo lugar del percance. Ni modo, a asentar la denuncia en la comisaría, ver los videos y seguir con las investigaciones mientras se remolca el auto a buen puerto.

No puedo describir el rostro de preocupación del dueño, pero era evidente que estaba pasándola muy mal. Un auto no solo es un vehículo de transporte que en tiempos de pandemia te protege desde el punto de vista sanitario. Un auto es más, es tu cómplice, tu amigo, tu soporte en casos de emergencia y, sobre todo, tu inversión. Por eso es muy doloroso cuando algo malo le sucede.

Le indiqué todos los pasos a seguir y le recomendé a una persona experta en el tema que podría solucionarle tantas averías a precios módicos. Yo solo le alcancé el número de celular del contacto para que él haga el acuerdo. Yo solo fui el puente. El tema demandaría unos siete días para solucionarlo.

Qué casualidad que fuese en el mismo lugar y con la misma marca de auto (Hyundai). Hice mis averiguaciones y resulta que estos malandros actúan sobre pedido. Es decir, ya vienen con el consabido propósito de robar las piezas de autos de determinada marca.

Con toda esta situación de crisis política y convulsión social los delincuentes vienen aprovechando cualquier descuido de los transportistas para canibalizar los vehículos, es por ello que desde este tribuna dedicada al sector automotriz invoco a todos mis colegas a reforzar sus sistemas de seguridad colocando cadenas soldadas debajo del capot y su bien candado para evitar el robo de las autopartes vitales para el funcionamiento de su herramienta de trabajo… Sigo en la vía.

Suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ

Sigue al Diario Extra en sus redes sociales de FacebookTwitter e Instagram.

Ver Noticia Completa
Siguiente Noticia