Lilia Riofrío y Betsy Bernales son mujeres que crecieron en medio de dificultades y a las que nadie les ha regalado nada. Enfrentan una vida sin un hombre al lado, por lo que no ha sido impedimento para sacar adelante a sus hijos.  En el Día de la Mujer, ellas representan la fortaleza que guardan muchas peruanas.

Durante 10 años, Betsy, que ahora tiene 48 años, trabaja como inspectora de tránsito en la Municipalidad de Lima. Desde las 7 a.m. recorre el perímetro del Mercado Central retirando vehículos mal estacionados y descongestionando el tránsito en principales calles y avenidas del Centro de Lima. Ha sabido ser padre y madre para sus dos hijos de 21 y  7 años.

Huérfana de padre y madre a los 18 años y con dos compromisos que no dieron resultados, es un ejemplo de perseverancia para su hija mayor, quien estudia con beca completa la carrera de medicina en la Universidad Cayetano Heredia.

LEE TAMBIÉN: FONAVI: EL JUEVES SE APROBARÁ SU DEVOLUCIÓN TOTAL

Al igual que sus demás compañeros, ha tenido que batallar con conductores que reaccionan con violencia cuando son sancionados o con algún motociclista que realiza maniobras peligrosas en la vía. Se siente orgullosa de su trabajo, pues le permite llevar un pan a la mesa de su hogar. Recuerda con mucho orgullo ser parte de la primera promoción de fiscalizadores de mototaxis de la Municipalidad de Lima. En aquel entonces solo hubo cuatro mujeres dentro de un grupo liderado por hombres. Hoy, el número de mujeres ha aumentado.

“Poner empeño y querer aprender cada día más”, es la frase que caracteriza a esta vecina de Barrios Altos, quien aún sueña con el negocio propio, aunque por ahora se encuentra enfocada en sacar adelante a sus hijos, meta que sabe muy bien cumplirá en su totalidad.

La misma determinación guarda Lilia de 48 años. Su historia de lucha inició a los 19 años cuando se convirtió en madre por primera vez. Un matrimonio que no funcionó y los mil oficios que tuvo que realizar para salir adelante sola, forman parte de las batallas que venció y que tienen como frutos el tener dos hijos profesionales, de 28 y 25 años, quien culminaron sus carreras de Periodismo e Ingeniería de Sistemas, respectivamente.

La popular ‘China’ ha sido secretaria, profesora y por 20 años vendedora en una cafetería. Por muchos años, Lilia puso su rol de madre por encima de todo, pero hace dos años decidió que era tiempo de priorizar su propia vida. Además, su nuevo oficio de ama de casa no terminaba de llenarla, sentía que podía dar más y que el estar bordeando los cincuenta años no era impedimento alguno para seguir aprendiendo.

Desde hace año y medio, Lilia se levanta a la 4 a.m. para alistarse y partir desde Carabayllo hasta cualquier distrito que se le asigne. Ella forma parte de Los Fantásticos Viales, un equipo de educadores de la Municipalidad de Lima, quienes a diario salen a las calles a sensibilizar a conductores, ciclistas y peatones en el respeto a las normas de tránsito. Una labor que no es nada fácil,  pero que gracias a su buena actitud y entusiasmo, siente que es útil y que contribuye con la ciudad.

El ser la mayor de un grupo de jóvenes, en su mayoría estudiantes, no ha sido obstáculo para ganarse su puesto en el equipo y  amistad de todos ellos. “El interactuar con las personas en la vía pública no es fácil, algunos te ponen mala cara, pero el ver que otros te escuchan y cambian de actitud es satisfactorio”, nos cuenta Lilia.

Aún tiene muchos sueños por cumplir, como construir su nueva casa, conocer el Cusco y viajar a Europa. “La edad es solo un número y nosotras ponemos los límites. En el Día de la Mujer quiero dejar en claro que no somos el sexo débil, podemos ser grandes profesionales, emprendedoras y mamás a la vez, no nos encasillen en un solo rol”, agrega nuestra querida ‘China’. Así como Betsy y Lilia, ellas representan a todas esas mujeres que demuestran su capacidad e inteligencia desde sus puestos de trabajos en la Municipalidad de Lima.

Sigue al Diario Extra en sus redes sociales de FacebookTwitter e Instagram.