El dolor atormenta a pacientes de reumatismo, artritis, artrosis y males de la columna. Una buena alternativa natural es el uso de la frotación de chiri chiri, una planta analgésica que se da principalmente en el Cusco y en la zona sur del Perú.

En las alturas, cuando las personas “se pasan de frío”, recurren a esta maravillosa hierba conocida como chiri chiri. Bastara con aplicarse la frotación en la zona afectada, y si fuera muy severo el dolor, colocar una venda. Se aplica como una crema sin demasiada fricción.

El chiri chiri se caracteriza por tener flores amarillas y se da naturalmente en los campos. También es útil en caso de golpes o caídas.

PROPIEDADES

La frotación de chiri chiri es 100 % natural pues usa como base la cera de abejas. También se aplica sobre la piel afectada en caso de escaras, hemorroides, acné, forúnculos, psoriasis y dermatitis. Evitar el uso junto con otras sustancias o ungüentos. En caso de artritis o artrosis, incluir en la dieta: harina de coca. Libre de vaselina u otros aditivos químicos.

La medicina tradicional utiliza la crema de chiri chiri en el tratamiento empírico de diversas enfermedades atribuyéndole a esta planta propiedades antibacterianas. Su principal ventaja son sus cualidades analgésicas sin efectos secundarios. El chiri chiri es una planta nativa de zonas altoandinas.

Se recomienda para inflamación de los músculos, golpes, cuando absorbemos en nuestro cuerpo mucho frío, ya que nos ayuda a eliminarlo.

También para dolores de huesos y artritis. Chiri es una palabra en quechua que significa ‘frío’, de allí su relación con esta planta pues ayuda a eliminar el frío del cuerpo, que muchas veces penetra no solo a los músculos sino también a los huesos.

Sigue al Diario Extra en sus redes sociales de FacebookTwitter e Instagram.