Los familiares de pacientes COVID-19 llegaron en pleno domingo de inmovilización. La ayuda no podía esperar