La vacuna de una sola dosis se convierte en la cuarta que recibe la luz verde en la Unión Europea