Las fuertes ráfagas han destruido además una treintena de viviendas, han derribado 192 árboles y 52 semáforos.