Los intervenidos, en su gran mayoría, no portaban mascarillas ni guardaban distancia