Nuestra campeona mundial de surf mostró toda su indignación