Este agente se declaró culpable de secuestro y violación y admitió su responsabilidad en la muerte de Everard