En el centro de la ciudad, los ciudadanos pasaron la noche en cartones y sillas esperando su turno para ser inmunizados