Empresas de transporte urbano de pasajeros también se sumaron a la protesta