Brasil es el segundo país del mundo con más víctimas mortales de la pandemia después de Estados Unidos