Sobre la llamada que realizó el jefe de Estado al escritor Mario Vargas Llosa, consideró que la comunicación fue “inoportuna e infeliz”