Lo mismo aplicaría a los alcaldes, funcionarios y servidores del Estado que infringieron la ley de neutralidad al participar en las actividades partidarias