En algunos casos, los asistentes intentaron escapar por los techos de las casas vecinas