El candidato presidencial que tampoco contrataría a alguna empresa acusada de corrupción