La Conferencia Episcopal Peruana consideró que ninguna autoridad puede imponer legítimamente el fin de la vida de una persona