El delantero francés fue el salvador del Real Madrid que volteó el resultado