El persistente incremento de los contagios se da cuando el país está a punto de cumplir la gran meta de vacunar a cinco millones de personas