La medida se toma pese a que Chile lleva a cabo uno de los procesos de vacunación más adelantados del mundo