La exmandataria pidió que la OEA y la Unión Europea envíen misiones de observadores para seguir su caso