Las fuerzas de seguridad dispararon de manera indiscriminada para reprimir las protestas, que exigen a los militares devolver el poder al pueblo